08 mayo 2006

Perseo y una de las 3 gorgonas.

Lo que no cuentan los mitos.

Alto, robusto, con un escudo fortísimo y liso como un espejo. Él, Perseo.
Hermosa, humana y mortal, en vez de cabellos serpientes venenosas, como castigo le fue otorgada una mirada que convertía en piedra a cualquier ser vivo que la mirara a los ojos. Ella, Medusa.

Cuando Perseo se le acerca, Medusa se enamora de ese hombre tan atractivo, tan brillante y guerrero. Todo vestido como un héroe, llevaba una espada de diamante, un escudo que le regaló Minerva, alitas resplandecientes en sus talones y un casco que le hacía invisible. ¿Cómo no enamorarse?
Un día, harta también de los hombres de piedra, bajó los párpados sólo un instante para que él no muriera. Sólo un instante fatal. Y él le cortó la cabeza en un solo tajo. Zas!

4 comentarios:

Pablo dijo...

y qué es lo que no contó el mito?

perdón la indiscreción.

vic dijo...

Su indiscreción no molesta, por favor, adelante.

Lo que no cuentan en negrita.
"Medusa se enamora de ese hombre tan atractivo, tan brillante y guerrero. (...) ¿Cómo no enamorarse?
Un día, harta también de los hombres de piedra, bajó los párpados sólo un instante para que él no muriera. Sólo un instante fatal. Y él le cortó la cabeza en un solo tajo. Zas!"

Que si dejás de "mirar a los ojos" a quien amás, ZAS!

celemin dijo...

Ahora entiendes porque hay gente que besa sin cerrar los ojos :)

Pablo dijo...

Ah, está bien...sus palabras...pero al historia está contada...no importa, no me e bola.