12 diciembre 2006

Post de reuben

Para mí que ella* es una Xana, que es como se llama en Asturias a las hadas, les xanes están muy ligadas al agua, que es donde guardan sus tesoros: chicas muy bellas, de rasgos más bien nórdicos, que se peinan a la orilla del agua con peines de oro, esperando a incautos caballeros para encantarles con sus encantos y promesas de tesoros. Después raptan a los hijos de los aldeanos y los cambian por sus "xaninos".
Yo conozco un xanino, tiene un almacén a media cuadra de mi laburo, que tenía una placa que decía "La flor de Asturias", tenía, porque ahora se la robaron. Cierra a las cuatro de la tarde, porque dice que ya está grande y no quiere trabajar. Y se va seis meses por año a pasear por Europa. Es el negocio más raro que conozco, junto con Casa Navidad, que queda a media cuadra del Obelisco y atiende nada más que un mes al año. Buenos Aires debe estar llena de xeninos dispuestos al "allá voy". Cuando el xenino almacenero vuelve le pregunto cosas de Europa. Te atrapa con una mirada celeste-marina, y con la 's' que le sale sh y la 'ce' que es cada vez más una una z entre dulce y triste, y te va contando que esta vez se acercó a las rias baishas, del recorrido de mariscos, de lo bien que están allá, de bares, de turistas, de euros y de viajes, de la noche, hasta que te das cuenta de que tenés que escaparte de ahí...

*originalmente decía vic, pero me invadió algo que no sé explicar (y no supe si dejarlo o no). qué ajustado el relato a estos días mios que pasé, salvo lo de imaginarme hada. claro está, para que ahondar, no? aunque conocí un lugar donde el viento realmente peina distinto.

**el resto es tal cual lo escribiste, reuben, porque es tuyo y no mio. tuyo. y ahora te tocará responder(nos).

*** ... "hasta que te das cuenta de que tenés que escaparte de ahí". (genial)

6 comentarios:

angustiado dijo...

seamos generosos con reuben y comentemos un poco...

vic dijo...

uh, me apareció su comentario, angus, cuando puse "vista previa"...

venía a decir, que encontré una vez en un momento en un lugar, en Oviedo (tal y justamente oviedo), una de esas miradas, pero en este caso no marinas sino mirada-rioplatense. él sentado en el cordón de una plazoleta, debajo de un farol, con su guitarra, su gorra y un frío helado y un viento que zurcaba las calles todas peatonales. sin embargo sonriente cantaba... creo la última que escuché fue "volver".
argentinísimo, de los lindos, de los callejeros, de los que no sé porque hacen que el corazón te pique por algún lado; en oposición total estaban con quienes volví el lunes, me abrazaba el cántico "vamo' a rompé todo vamo', si no shale el avión".

reuben dijo...

Generoso sería comentar que hay unas botellas de cava en la heladera...

vic dijo...

generoso sería si además de tenerlas nos invita, no le parece?

angustiado dijo...

bueno los espero el sábado a medianoche.

vic dijo...

angus, deal.