11 enero 2006

Vino para quedarse.

Sin duda la lluvia trae cambios, kp; al igual que el cambio de año, o el concluir con un trabajo o una labor importate o volver de un viaje.
El tema es qué hacemos con eso.
Podemos empezar con un corte de pelo (cambio de imagen no solo el corte de las puntas), según el saber popular significa aquí comienza el cambio, señores. Confieso que lo he hecho, aunque reconozco que no siempre mi hada dio en la tecla. Tal vez la culpa la tuvo el peluquero...
¿Existe mi ángel de la guarda? ¿Hay almas gemelas?
La lluvia provoca. Provoca muchas cosas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los saberes populares son mas un mito que un hecho real, sin embargo es siempre indispensable saber que cuando una mujer se corta el pelo de manera considerable, nos esta queriendo decir algo en voz alta : o esta muy feliz o muy triste.
Es perfecta la definicion sobre lo provocativa de la lluvia , me gusto por cierto.
La lluvia cuando es suave tiene la tristeza de una doncella, en cambio cuando se convierte en una poderosa tormenta , adopta la forma de un rey enfadado.
La diferencia de sexos aun se percibe en el agua, je.
Muchas personas ( al igual que tus tigres )son indiferentes a este fenomeno climatologico, sin embargo existen por ahi infinidad de seres que su trabajo varia considerablemente por efecto del agua desprendida de las nubes.
Claro que escribis de situaciones del alma , de aristas permeables y tan poco manejables a las sensaciones que un cielo encapotado genera.

KP

vic dijo...

Kp, debo decirte una cosa: qué bien me hace leerte!
No importa ahora por qué, pero hoy realmente lo necesito.

Por la mañana sentí al rey enfadado, y me mojé mucho. ¿Eso significa que viene un poderoso cambio?

Si, escribía sobre situaciones del alma, pero sin imponer ningún límite.
Mis aristas se encuentran mojadas, golpeadas y desgarradas.