10 enero 2006

Llueve sobre Buenos Aires

Los días de lluvia son especiales, no?
A mi me dan ganas de compartir, compartir esas gotas que caen (bah, hoy a la mañana parece que no eran tan románticas esas gotas, porque me empapé bajo la flor de lluvia que azotó a Buenos Aires a las 7,20 de la mañana).

Me inspiran a divagar, charlar y reirme de los sutiles detalles.
En estos momentos vuela en el aire la empatía, el intelecto, la imaginación, la compasión y la humanidad.

Supongo que por eso se dice qué bueno comer unos bizcochitos tomando mate...! No porque la lluvia de hambre, ni porque el mate rompa con la humedad ambiente, sino porque lo interesante, y a veces difícil de conseguir, son esos momentos donde contamos confidencias, historias (verídicas o no) o trabas que uno tiene. Para qué quedárselas? Si uno ya las sabe de memoria.
Por qué guardar? Si sólo lo se yo y me lo guardo para mi, para dejarlo dejarlo sobre la almohada, me aburre. Yo ya conozco todo lo mio. Qué bueno que es conocer lo tuyo! Qué divertido es saber por qué te despertás entre la noche o por qué no sabés escribir con la izquierda, y también por qué te gustan tanto los chocolates... Mi papá ama los chocolates y me hizo adicta a mi también, para mi el helado es de chocolate amargo y chocolate con almendras! Podemos juntarnos y comer chocolate... no?

*La imagen es de jparedes.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

LO QUE TRAE LA LLUVIA

La lluvia trae cambios de todo tipo, en la humedad ambiente, en su temperatura y en nuestras almas.
La lluvia provoca que nos encerremos,nos cubramos, que nos protejamos de algo tan sano y digno como es el agua del cielo.
La lluvia aparece siempre con su sabor invulnerable, indiferente, inquietos juego de pequeñas particulas que endulzan el oido de quien la escucha. Suena linda bajo un techo de chapa, suena linda contra el agua, suena linda pegando sobre la cubierta de un baguel....
Me acuerdo en un pueblo donde fui a trabajar -pasando Saladillo- se llama Daireax. Los dias de lluvia era el unico momento donde una señora muy viejita preparaba la mejor torta frita de la galaxia. Mi sorpresa fue cuando fui un dia de sol a comprar, no solo no vendia sino que ademas estaba cerrado. Claro ! la gente del campo tiene feriado solo los dias de lluvia.
Ahora y siempre, cuando llueve recuerdo el sabor y el perfume de esos momentos.
Gracias a dios esta lejos tanto la tentacion como la impunidad sobre las calorias que nos dan los dias de lluvia... jaja
KP

vic dijo...

kp, ud sabe que soy hija de 2 Saladillenses, valga decir que soy la única porteña de la familia?
O casualidad???

Hernán - nómade dijo...

Sin duda, me tienta la idea de tomar un rico chocolate un dia de lluvia como hoy