22 diciembre 2005

Personajes inolvidables.

... se puede reconstruir sobre algo que duele o que fue demolido, para eso hay que ponerle ganas, actitud y confianza.

Me he cruzado con algunas personas que arriesgan todo en su vida. Qué felices y libres los vi! Y cuánto me falta aprender de ellos todavía. Pese a que en el ocaso de sus vidas no sepan donde están o quienes son.
La vida les pega duro y muy duro a veces, sin embargo ponen la otra cara, sacan fuerzas de no se donde y proponen un camino nuevo; lo que más me llama la atención es cuánto se aferran a quienes quieren pero cuanto se esconden como un caracol. Tal vez sea ésta la estrategia para que duela menos, mostrarse positivo y decir: vic, así es como es y esto es lo que me tocó a mi, las tengo a ustedes, amigos, mi casa, mis mañanas, los diarios, libros y algunas caminatas con sol y eso me hace feliz.
Cómo hago para aprender de esto que no todo se derrumba cuando sentimos que se va todo al carajo?

Cómo hago para demostrar que vale la pena? Prometo que le pongo actitud. Porque soy la boluda que cree todavía, que cree en la paz, en el amor y en las miradas (tendrían que correr los ’60 y yo encajaría más!), y que se sigue entregando creyendo... creyendo en no se que.
Cuando tenía 9 ó 10 años me sentaron el la mesa de la cocina y me preguntaron si quería tomar la comunión (en la religión católica). Pregunté para qué servía y después, en ese mismo momento dije que no. Si algún día tuviera preguntas o dudas al respecto se que iban a estar para respondérmelas. Ahora, hoy, me pregunto porque lo hice.
Creo que con creer, amar y tener fe, basta. Con ser sensible a mi alrededor y más allá me alcanza. Apostar, confiar y dar. Hay veces que pierdo el rumbo, y no siempre tengo quien me alcance un compás nuevo, pero el otro día escuché una frase que me pareció genial: no llega muy lejos quien sabe exactamente hacia donde va- Napoleón. (no necesito aclarar que no me la dijo él).
La vida a mi no me enseñó (en estos pocos años) lo mismo, perdoname pa, pero tal vez un cambio venga bien. Y si pierdo todo voy a pensar que por algo lo hice.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La perdida de rumbo es una sutil ilusion, me refiero, lo que perdemos es el control sobre la derrota y la falta de referencias a la hora de saber donde nos encontramos.
Bien digo, el rumbo (sea incierto o controlado) siempre esta manifestandose en nosotros de una u otra manera.
No esta mal darle cierta ventaja a la vida despues de todo.
Relajese señorita Vic, eso le ayudara a experimentar vertigo por el sabor de las pequeñas cosas de la vida .
Le deseo los mejores vientos para los años que vienen.
KP.

vic dijo...

KP,
es un placer leerlo.
Elijo experimentar ese vértigo, le aseguro.

Le deseo muy buenos vientos para este año y también para el que está en la cola por venir!!!

Anónimo dijo...

...''Le deseo muy buenos vientos para este año y también para el que está en la cola por venir!!!''..


1) se refiere a los vientos alisios que nos empujan haciendonos planear sobre el atlantico de un continente a otro ?
2) se refiere a ese viento perfumado que nos atrapa porque no lo vemos venir, pero se puede sentir su sabor en nuestra nuca ?
3) se refiere a los gases acumulados en nuestra bodega y que inevitablemente deben ser evacuados por la popa ?

como sea madame sus brisas son bienvenidas donde quiera que este.
KP