25 abril 2006

Llovió

Bueh, no estuve tan lejos con la sesación matutina de hidrobronz. Me llama mi vecina del piso de arriba (mi amiga: la que le gusta reavivar la gotera cada 6 meses) para avisarme que me quedara parada, si! que me quedara parada fueron sus palabras, en mi cuarto mientras que ella con unos expertos en impermeabilizaciones iban a inundar su baño y terraza para ver si sigue “lloviendo” dentro de mi dormitorio.

Perovosmeestáscargado, cabezadecañotermofusión!?!
Talveztefalteunbuencaño –pensé.
Deesosquesefuman –agregué.
Odeesosquesementenenelortodevezencuando –definí.

La señora me llamó a las 12 del medio día, recién, como si yo estuviera al pedo en mi casa.

Porqueamimemantienemimarido –le dije.
LoquepasaqueahoraestádeviajeenSanFrancisco, ynomedejóplata, entoncestuvequesaliratrabajarhoy, señora.

2 comentarios:

Suarez dijo...

Ah, pero mi vecino, que es músico, cree que puedo faltar al trabajo para esperar al plomero idiota que llama cada vez que hay una gotita... Nada peor que un vecino molesto con el cual "se debe" solucionar un problema. El problema más grande termina siendo el vecino.

vic dijo...

ajaja, sin duda de eso. Y la mia vive lejos, el depto arriba del mio es un comodín de Buenos Aires... entonces cuando viene quiere todo ya. Increíble.